Consumer
Productos

El proceso de    

Elaboración del café

Tipos de granos

Granos de café

 

Al igual que el vino, elegir el grano adecuado depende de tu paladar. Esto se debe a que los granos de café tienen diferentes características de sabor en función de la parte del mundo en la que se hayan cultivado.


La altitud, la temperatura y el suelo (incluso la cosecha) también influyen. Además, el tostado de los granos de café produce aún más matices y detalles de sabor.


Si hablamos de una taza de café, solo hay dos tipos de granos importantes: Arabica y Robusta.

Café Arabica

Arabica

 

Considerados el champán del café, los granos de Arabica tienen una asombrosa riqueza aromática que produce un sabor suave y profundo al mismo tiempo.

Café Robusta

Robusta

 

Considerados los reyes de la cafeína del café, los granos de Robusta contienen aproximadamente el doble de este estimulante que los granos de Arabica. Esto aporta al café un sabor intenso y ligeramente amargo.

Café Kopi Luwak

Kopi Luwak

 

Para disfrutar de una experiencia gourmet poco habitual, prueba los apreciados granos extraídos de las deposiciones del gato de algalia indonesio. Esta criatura, similar a una mangosta, se deleita con las bayas de café antes de excretar las semillas. El proceso digestivo por el que pasan las bayas aporta a los granos su distintivo sabor.

Aromas de los granos

Recién molidos

Hay una razón por la que nos encanta el olor de los granos de café recién molidos. Se debe a que cada grano contiene aproximadamente 800 aromas y sabores volátiles diferentes. Piensa: especias, hierbas, frutos secos, vegetales, flores y frutas.


El arte de la elaboración del café se basa en la extracción del tesoro que encierra cada grano. Al moler los granos, el agua puede extraer más de estos elementos solubles, responsables del sabor y el aroma que se obtienen finalmente en la taza.

Una taza de café

La regla de los 15 minutos

 

Después de 15 minutos, el café molido pierde aproximadamente el 60 % de su aroma.

Por eso te recomendamos lo siguiente:
• Almacenar los granos de café lejos del aire, la luz y la humedad
• Consumirlo entre 6 y 8 semanas después de tostar los granos
• Moler siempre el café justo antes de prepararlo