Cuidado de la madre y del bebé
Cuidado de la madre y del bebé
Philips AVENT - Common baby health complaints

Problemas de salud habituales del bebé

Hay una serie de pequeñas dolencias que pueden afectar a los bebés pequeños. Aunque la mayoría de ellas se tratan con facilidad, pueden ser un poco preocupantes para los padres primerizos. Aquí tiene una guía útil con los problemas de salud más habituales del bebé.

Philips AVENT - Common baby health complaints

Bebés inquietos y cólicos

Muchos bebés pequeños pasan una fase durante el día en la que están inquietos y lloran incómodos, pero no parecen tener hambre. A esta dolencia se la conoce como cólico. Los cólicos se producen normalmente al final de la tarde y suelen desaparecer cuando los bebés cumplen aproximadamente cinco meses.

Como se desconocen las causas de los cólicos, tratarlos puede ser muy difícil. Para que los bebés mejoren, muchas veces es suficiente con calmarlos, hacer que se sientan cómodos y darles un masaje. Si desea obtener más consejos para ayudar a su bebé a superar esta fase tan difícil, visite nuestra sección sobre cólicos.

Regurgitación

La mayoría de los bebés pequeños regurgitan una pequeña cantidad de leche de sus estómagos a la boca, pero esto no tiene efectos perjudiciales. Los bebés con regurgitaciones leves ganarán peso y crecerán con normalidad. Esta fase también desaparecerá.

Vómitos

Cuando el bebé vomite, expulsará grandes cantidades de leche. Puede que se deba a que haya comido demasiado o a una infección. Si el vómito es explosivo, consulte a su profesional de la salud.

Reflujo o reflujo gastroesofágico

Si el bebé tiene reflujo, el contenido del estómago subirá hasta la garganta, pero no siempre llegará hasta la boca. El bebé se sentirá incómodo, pero es posible que usted no se dé cuenta de que el causante del problema es el reflujo.

El caso más grave de reflujo/regurgitación se denomina ERGE o enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD por sus siglas en inglés) y puede desembocar en episodios de gritos por parte de su bebé. Esta enfermedad desaparece normalmente con el tiempo, pero continúa durante todo el primer año de su bebé y se prolonga en el caso de algunos niños.

Las tomas más breves y frecuentes a lo largo del día pueden ayudar a reducir la ERGE. Intente alimentar a su bebé con tomas más breves cada tres horas en lugar de alimentarle con tomas mayores cada cuatro horas. En el caso de bebés a los que se les da el pecho, cambiar la postura o cómo se enganchan al pecho puede ayudar a mejorar la ERGE.

El profesional de la salud puede sugerirle una variación más densa si su bebé toma leche de fórmula o recetarle un medicamento antirreflujo suave.

En ocasiones, la ERGE puede deberse a una intolerancia a la proteína de la leche de vaca y el pediatra puede considerar la posibilidad de probar con una dieta sin proteína láctea.

Diarrea y gastroenteritis

La diarrea es común en los bebés, especialmente en aquellos que experimentan dolor durante el proceso de dentición.

Infecciones estomacales

La gastroenteritis infecciosa en la barriguita se produce por una infección bacteriológica o vírica y se da con más frecuencia en bebés alimentados con leche de fórmula porque hay más posibilidades de contaminación bacteriológica de las tomas durante su preparación. Los bebés menores de seis meses son especialmente vulnerables a episodios de gastroenteritis y deshidratación, y puede que tengan que ser hospitalizados.

Los episodios de gastroenteritis son raros en bebés a los que se les da el pecho exclusivamente, pero si la contraen, es importante continuar con la lactancia materna porque se pueden deshidratar. Es posible que en los casos graves haya que hidratar al bebé con líquidos rehidratantes orales.

La diarrea continuada después de episodios agudos de gastroenteritis puede estar asociada a una intolerancia temporal a la lactosa. La lactancia materna debe continuar, pero los bebés alimentados con leche de fórmula pueden cambiar a una fórmula de leche sin lactosa. En el caso de los bebés que comienzan a dejar el pecho, es necesario que pida recomendaciones sobre la exclusión de alimentos que contengan leche y lactosa. Esta exclusión solo puede realizarse bajo la supervisión de un médico y con el asesoramiento de un nutricionista.

Estreñimiento

El estreñimiento se define como dificultad, demora o dolor en el proceso de defecación (deposiciones).

En los primeros tres a cuatro meses, las deposiciones de los bebés son frecuentes (al menos dos o tres veces al día), líquidas y de color amarillo brillante. Del tercer al cuarto mes, las deposiciones serán menos frecuentes y no es raro que un bebé no defeque durante varios días. Mientras el bebé esté bien y feliz, no hay de qué preocuparse. Con la introducción de los alimentos sólidos, la frecuencia y el color de las deposiciones puede cambiar.

Los episodios de estreñimiento son raros en bebés a los que se les da el pecho, pero si aparecen, es posible que no estén tomando leche suficiente debido a una posición incorrecta o una mala colocación en el pecho. Compruebe con su comadrón o pediatra que la posición del bebé es correcta y que se puede enganchar bien al pecho.

El estreñimiento es un problema más habitual en los bebés alimentados con leche de fórmula. Los bebés que cambian de la lactancia materna a la leche de fórmula a menudo presentan estreñimiento. Una posible causa puede ser la presencia de sales cálcicas en la fórmula, que endurecen las deposiciones de algunos bebés. Otras causas pueden ser las siguientes:

  • Concentración excesiva de la fórmula
  • Ingesta inadecuada de fluidos, incluida una alimentación insuficiente
  • Intolerancia a la proteína de la leche de vaca

Tratamiento del estreñimiento en los bebés alimentados con leche de fórmula

  • Asegúrese de que su bebé recibe alimento suficiente.
  • Compruebe que la fórmula se prepara según las instrucciones del fabricante.
  • El cambio de una fórmula con mayor proporción de caseína (leche de etapa 2) a una fórmula con mayor proporción de suero (leche de etapa 1) puede ayudar.
  • El cambio a una fórmula modificada para reducir los problemas digestivos puede ayudar, porque el contenido en grasas de estas fórmulas es diferente.
  • Cuando la temperatura es alta, ofrezca al bebé bebidas adicionales o agua hervida fresca.
  • Si está empezando a darle a su hijo alimentos sólidos, asegúrese de que come una dieta equilibrada para esta etapa, que incluya frutas, verduras y cereales, como gachas de avena. El salvado, como en cereales de tipo Weetabix o Shreddies, no es adecuado para bebés.
  • Ofrezca siempre algo de beber con las comidas.

Si el estreñimiento no desaparece, consulte a un profesional de la salud.

Crecimiento insuficiente

Si su bebé no toma suficiente leche no crecerá como es de esperar. Los bebés pierden peso en los primeros días de vida, pero deben haberlo recuperado entre los 10 y los 14 días.

Los bebés alimentados con leche materna y los bebés alimentados con leche de fórmula tienen patrones de crecimiento ligeramente distintos durante el primer año de vida. En comparación con los bebés que se alimentan con leche de fórmula, los bebés que toman el pecho crecen más rápido en los primeros tres o cuatro meses y, después, el crecimiento es más lento a partir de los cinco meses. 

Los bebés deben pesarse cada dos semanas y no con mayor frecuencia porque los intervalos más cortos no son necesariamente indicativos precisos de pérdida o aumento de peso.

Los signos de un crecimiento insuficiente son los siguientes:

  • Aumento de peso deficiente, irregular o inexistente.
  • El bebé está apático y llora con poca energía.
  • Tono muscular deficiente y distensión de la piel.
  • Orina concentrada, varias veces al día.
  • Deposiciones poco frecuentes.
  • Menos de ocho tomas breves de leche materna al día.

Tratamiento del crecimiento insuficiente en bebés a los que se les da el pecho

  • Su bebé debe recibir al menos ocho tomas en 24 horas (incluidas las nocturnas).
  • Debe alimentar al bebé hasta que se suelte del pecho espontáneamente. Si está somnoliento, cambiarle el pañal puede ayudarle a despertarse para que pueda alimentarlo con el otro pecho.
  • El contacto piel con piel entre usted y el bebé debe ser lo más frecuente posible.
  • Intente extraer la leche de los pechos cuando haya finalizado la toma. Si vacía completamente sus pechos, producirán más leche para la próxima toma.
  • El bebé puede alimentarse de forma más eficiente si varía de posición. Puede colocarlo debajo del brazo o bien, darle el pecho tumbada.
  • Si el bebé tiene sueño o no quiere que le dé el pecho, puede que necesite extraer la leche durante un tiempo y alimentarlo con la leche materna extraída en un biberón hasta que las deposiciones amarillas sean más frecuentes y él esté más alerta. A partir de ese momento podrá volver a darle el pecho cuando quiera.
  • Trate de estar lo más tranquila posible, el estrés o la ansiedad pueden reducir la producción de leche.

Tratamiento del crecimiento deficiente en los bebés alimentados con leche de fórmula:

  • Asegúrese de que utiliza la fórmula adecuada y que la prepara correctamente.
  • Asegúrese de que el tamaño de la tetina del biberón es adecuado.

Si el bebé es prematuro, debe continuar usando una fórmula para bebés prematuros o una fórmula con mayor densidad energética, como le recomiende su pediatra o nutricionista.

Un práctico correo electrónico en cada etapa


Suscríbase para recibir correos electrónicos de Philips Avent repletos de consejos y ofertas útiles para cada etapa del embarazo y del desarrollo del bebé.

 

Registro gratuito

Productos relacionados

Consejos relacionados

Alergias de los bebés a los alimentos

Alergias de los bebés a los alimentos

Alergias a la leche

Alergias a la leche

Beneficios de la leche materna para la salud

Beneficios de la leche materna para la salud

Ventajas de la extracción

Ventajas de la extracción