Cuidado de la madre y del bebé
Cuidado de la madre y del bebé

Ideas y consejos sobre lactancia materna

Antes de empezar

La leche materna es el mejor alimento para los bebés. Se recomienda que el bebé se alimente exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses de vida. Aquí encontrarás nuestros útiles consejos sobre lactancia materna para empezar con buen pie.

Philips AVENT - Advice for breastfeeding

Clases de lactancia materna

Antes de que llegue el bebé, tal vez te interese aprender cómo funciona la lactancia materna asistiendo a una clase o un taller en tu localidad con una matrona, de forma que ganes en confianza para cuando llegue el momento. También puedes hablar con amigas y familiares que ya hayan disfrutado de la lactancia y pedirle a tu pareja y a tu familia que se impliquen desde el principio, para poder contar con su apoyo.

Elegir una posición cómoda

La lactancia materna es una habilidad que la mayoría de madres pueden dominar fácilmente, aunque a veces se tarda un tiempo en determinar la mejor posición del bebé en el pecho. Estar cómoda y encontrar una postura con la que estés satisfecha facilitará la lactancia tanto para ti como para tu bebé.

Sujeción contra el pecho

Siéntate en una cama o en una silla cómoda que te sujete la espalda. Manten las rodillas ligeramente por encima de las caderas y utiliza un reposapiés si es necesario.

  • Utiliza cojines para sujetar al bebé a la altura del pecho. Coloca al bebé de lado, con la cabecita apoyada cómodamente en la curva del codo.

  • Una vez que el bebé esté colocado correctamente, sujeta el pecho colocando cuatro dedos por debajo, con el pulgar apoyado ligeramente en la parte superior.

Posición debajo del brazo, como una pelota de rugby

Si tus pechos son muy grandes, si te han practicado una cesárea o si tienes gemelos, una buena opción es sostener al bebé debajo del brazo.

  • Siéntate, coloque un cojín a tu lado para apoyar el brazo.
  • Pon al bebé tumbado a lo largo de tu brazo, sujetándole la parte posterior de la cabeza con la mano.
  • Los pies del bebé deberán estar metidos debajo de tu brazo, y las rodillas directamente bajo tu axila.
  • En el caso de bebés muy pequeños, tal vez necesites utilizar un cojín para acercar el bebé al pecho.

Posición recostada

La posición recostada te permite tumbarte mientras das el pecho, lo que significa que podrás relajarte en la cama.

  • Tumbada cómodamente sobre un lado, coloca un cojín de apoyo firmemente detrás de tu espalda.
  • Colócate otra almohada o cojín entre las piernas, con la rodilla superior flexionada encima.
  • Coloca al bebé cerca de ti, con su barriguita contra la tuya, de forma que su boca esté a la altura del pezón.
  • Sosten el pecho con la mano contraria para ayudar a que el bebé se enganche.

Conseguir que el bebé se enganche al pecho

Cuando encuentres la posición más cómoda, acerca el bebé al pecho y no el pecho al bebé. También, asegúrate de que el bebé puede inclinar la cabeza ligeramente hacia atrás mientras se alimenta.

El bebé se introducirá el pezón, la areola (la zona más oscura de la piel alrededor del pezón) y parte del tejido circundante en la boca, en función del tamaño de la areola. Sabrás que el bebé se ha enganchado correctamente al pezón si se ve más parte de la areola en su nariz que en la barbilla.

Una vez enganchado correctamente, el bebé succionará rápidamente para estimular el "efecto de bajada" y, a continuación, lo hará más lentamente cuando la leche empiece a fluir.

Tomas completas

Una vez que empieces a producir leche (entre 2 y 5 días después del nacimiento), es recomendable que consigas que el bebé tome el primer pecho por completo antes de ofrecerle el otro. De esta forma beberá la rica leche del final, que le ayudará a tranquilizarse y ganar peso. No todos los bebés seguirán tomando del otro pecho, deja que sea él el que decida.

Ayuda al bebé a ingerir toda la toma estimulándolo si se queda dormido después de poco tiempo. Intenta cambiar de posición, quitar alguna prenda de ropa o acariciarlo.

La duración de la toma varía con cada madre y bebé. Puede durar entre 10 y 40 minutos, depende de la edad del bebé, de la técnica que emplees y del reflejo de bajada.

Enganche correcto

Si tu bebé no se engancha bien al pecho, la leche no fluirá correctamente y puede que el bebé no obtenga suficiente. Tampoco será cómodo para ti ya que, si tienes las mamas demasiado llenas de leche, podrían hinchársele o podrían dolerte los pezones.

Este dolor puede estar causado porque el pezón queda demasiado cerca de la parte delantera de la boca del bebé. La posición correcta es en la parte de atrás, cerca de su paladar blando. Si continúas teniendo dificultades, pide consejo a los profesionales de la salud.

Bebé contento y tranquilo

Por último, si el bebé parece contento y tranquilo entre cada toma y está ganando peso a un ritmo estable, puedes estar tranquila: produces leche correctamente y la lactancia va bien.

Un práctico correo electrónico en cada etapa


Suscríbase para recibir correos electrónicos de Philips Avent repletos de consejos y ofertas útiles para cada etapa del embarazo y del desarrollo del bebé.

 

Registro gratuito

Productos relacionados

Consejos relacionados

Beneficios de la leche materna para la salud

Beneficios de la leche materna para la salud

Esterilización de los artículos de alimentación del bebé

Esterilización de los artículos de alimentación del bebé

Transición del pecho al biberón

Transición del pecho al biberón

Almacenamiento de la leche extraída

Almacenamiento de la leche extraída