Cuidado de la madre y del bebé
Consejos clave

Consejos clave para decirle adiós al chupete

Consejos para ayudarle a dejar el chupete

 

Una parte importante al ayudar a tu pequeño con cualquier transición depende de la confianza que sentimos como padres. Aquí os ofrecemos algunos consejos que os ayudarán a dar el primer paso para retirarle el chupete.

 

  • Deja atrás las preocupaciones

La acción de succionar es sana y natural para los bebés, y algunos pueden aferrarse al chupete. A veces puede parecer que esta fase no terminará nunca, pero las pruebas demuestran que, incluso si los padres no hacen nada, al final los pequeños dejan el chupete por si solos. Si te preocupa el desarrollo o confort de tu hijo, consulta con el médico de cabecera o pediatra para despejar cualquier duda.

 

  • Los pasos del bebé y cómo hallar el camino ideal

Hay distintas formas de despedirse del chupete y todas ellas pueden resultar exitosas. Muchos padres se acaban dando cuenta de que quitar el chupete puede resultar más fácil de lo que pensaban. Pero primero hay que encontrar la forma de enfocarlo teniendo en cuenta su edad, la fase en la que se encuentre y su manera de ser. Consulta ¿Cómo puedo encontrar el mejor método de retirar el chupete? Y recuerda que, poco a poco, encontrarás el camino ideal.

 

  • Cuídate tú también

Párate a pensar en cada momento cómo te sientes. Por cada etapa que pasa el bebé es un paso más para hacerse mayor y dejar de ser ese dulce bebé que era antes. Es normal como padres sentir inseguridad y tristeza. Asegúrate de que tienes suficiente tiempo y apoyo. En un nivel más práctico, piensa si éste es el momento adecuado. Por ejemplo ¿Se acerca algún evento familiar y puede resultarle estresante si no tiene su chupete?
 

  • Conviértelo en un juego

Los niños pequeños responden mejor a los cambios cuando se presentan de manera lúdica. Utiliza una historia, fotos y risas para despertar el interés de tu hijo. Dedica algo de tiempo a activar su imaginación usando juegos y actividades visuales (marionetas, imágenes o pinturas) o auditivos (rimas, canciones o historias) tales como el cuento de Nutty, Nity y Nelly. De esta manera el niño asociará dejar el chupete con alegría y diversión.

 

  • Conectar con las emociones

Puede que notes que tu hijo está nervioso o preocupado, o puede que se sienta triste por soltar el chupete. Si parece estar triste o reacio, entonces ésta es una buena oportunidad de reconocer cómo se siente y explicar el razonamiento que hay detrás de la decisión. Por ejemplo, “Te sientes triste, vamos a darnos un abrazo” y, a continuación, “Vas a ser un niño grande pronto y ya no necesitarás el chupete”. Mientras el niño se siga mostrando emocionalmente inestable, debemos seguir reconociendo sus sentimientos. Recupera cada vez la razón lógica de abandonar el chupete.

 

  • Ayuda a que tu hijo sienta que tiene el control

¡Pobres criaturas! Somos nosotros los que decidimos a dónde van, qué hacen, con quién lo hacen, qué comen y cuándo duermen. ¡No es de extrañar que de vez en cuando tengan alguna rabieta! Tu hijo necesita sentir que está tomando decisiones. Déjale elegir a qué hora del día o de la noche deja el chupete, y recompénsale cuando finalmente lo haga. Son pequeños cambios para nosotros, pero a ellos les hacen sentir que son capaces de tomar decisiones.

 

  • Mantén una actitud positiva

Cuando llegue el momento adecuado para dejar el chupete, y tu pequeño haya colaborado a la hora de tomar la decisión, muéstrale una actitud 100% positiva ante este cambio. Asegúrate de comunicárselo de forma calmada, clara y segura. Se trata de un momento emocionante: ahora puede ser valiente, avanzar y dejar de ser un bebé. El diálogo es clave para definir las expectativas. Por ejemplo, dile que cuando llegue un día concreto, entonces podrá despedirse del chupete y cuando lo deje, entonces Nelly le hará un pequeño regalo para darle las gracias.

 

  • Desarrolla la confianza

Esta es una oportunidad estupenda para ayudar a tu pequeño a estar orgulloso de su desarrollo de bebé a niño. Si estás usando una tabla, marca las estrellas o pegatinas con una generosa ración de alabanza. Independientemente del método que utilices, reconoce y muestra alegría porque tu hijo está siendo valiente y bueno al renunciar a su chupete. Puedes decirle que es cada vez más inteligente y mayor con cada paso que dé.

 

Dra. Kerry Taylor, psicólogo clínico de familia