Atrás
×

DIEZ INVENTOS DEL ESPACIO EXTERIOR QUE ESTÁN MÁS CERCA DE LO QUE CREES

¿Cuántos artículos de uso cotidiano vienen del espacio exterior?

Una increíble variedad de productos le deben la existencia al programa espacial de la NASA. Philips aprovechará la oportunidad de contribuir a esta gloriosa tradición de innovación al posibilitar la realización de experimentos científicos en la nave espacial XCOR Lynx durante sus vuelos. Mientras tanto, aquí te presentamos diez de los mejores productos de uso cotidiano que han venido del espacio exterior:

1. Lentes resistentes a los arañazos
Como los entornos espaciales contienen suciedad y partículas que pueden dañar las viseras de los cascos de los astronautas, la NASA desarrolló un proceso para crear lentes resistentes a los arañazos. El sector de la óptica las aprovechó rápidamente para fabricar gafas diez veces más resistentes a los arañazos que antes.

 

 

2. Termómetros para los oídos
No hay ningún termómetro normal que pueda medir la temperatura de las estrellas, de modo que la NASA probó tecnología de infrarrojos con esa finalidad. Aprovechando esa idea, una empresa inventó un sensor de infrarrojos, lo colocó en un termómetro para el oído y lo utilizó para medir la cantidad de energía que emite el tímpano en el canal auditivo. Actualmente, los modelos para hospitales pueden tomarte la temperatura en menos de dos segundos.

3. Plantillas para calzado
El traje espacial diseñado para las misiones Apollo incorporaba botas diseñadas especialmente para proporcionar amortiguación a los pasos de los astronautas. Varias empresas de calzado deportivo han adaptado esta tecnología para absorber la energía procedente del pie al golpear el suelo y hacer que rebote para ofrecer un impulso adicional. Neil Armstrong no sabía cuánta razón tenía al hablar de "un gran salto para la Humanidad".

4. Aparatos de ortodoncia invisibles
Tom Cruise sabía que no podría encandilar al público cinematográfico con una sonrisa de metal. Optó por utilizar aparatos de ortodoncia invisibles, que salieron al mercado en 1987 y tuvieron un éxito inmediato. Están hechos de una sustancia llamada alúmina policristalina translúcida (TPA), que fue desarrollada para proteger las antenas de infrarrojos contra rastreadores de misiles termoguiados. ¿Resistentes? De manera supersónica.

5. Herramientas sin cable
Imagínate recorrer todo el trayecto hasta la Luna para obtener muestras de rocas y darte cuenta de que no puedes conectar el taladro. Para evitar ese bochorno, la NASA participó en la fabricación de un potente taladro con motor de imán y una duración de la batería aumentada al máximo. Los manitas del mundo entero lo han venido celebrando desde entonces.

6. Filtros de agua corriente
Estos artículos aparentemente sencillos se derivaron de la necesidad de la NASA de limpiar el agua durante los largos viajes espaciales. ¿Por qué tenían que limpiarla? Pues porque no hay grifos en el espacio. El agua que beben los astronautas se recicla del agua que ya han bebido. Tal cual.

7. Navegación por satélite
Incluso antes de enviar seres humanos al espacio, la NASA había construido satélites que podían comunicarse con los habitantes de la Tierra. Las versiones más perfeccionadas de la actualidad nos permiten hacer llamadas telefónicas de larga distancia y conducir nuestros coches hasta su destino sin utilizar esos anticuados objetos de papel llamados "mapas".

8. Espuma con efecto memoria
Se creó un plástico de silicona y poliuretano de célula abierta para su uso en los asientos de las aeronaves de la NASA con el fin de reducir el impacto durante los aterrizajes. El material distribuye el peso y la presión de manera uniforme para absorber los impactos y vuelve a su forma original después de comprimirse hasta el 10 % de su tamaño. Ahora es muy popular para su uso en colchones.

9. Detectores de humo
Si se inicia un incendio en el entorno espacial o si hay un escape de gases nocivos, más vale enterarse pronto que tarde. Por ese motivo, la NASA ayudó a inventar el primer detector de humo ajustable con diferentes niveles de sensibilidad para evitar falsas alarmas. Los que tienes en casa se basan en la versión utilizada en la Skylab, la primera estación espacial de EE. UU.

10. Ranuras de seguridad
Seguro que nunca lo adivinarías. Este sencillo proceso, que salva muchas vidas, consiste en insertar canales largos y poco profundos en el hormigón de pistas de aterrizaje y carreteras que desvían el exceso de agua de la superficie para mejorar la adherencia de los neumáticos. Esta innovación, en la que se empezó a experimentar en el Centro de investigaciones de la NASA en la década de 1960, se ha propagado a pasos de peatones, piscinas e incluso corrales.

¿Quieres formar parte de la gloriosa tradición de los experimentos científicos en el espacio? Únete a la misión.