Tome la iniciativa

para salvar vidas

Una respuesta rápida salvó la vida de Joe

Joe Moscato, redactor técnico de Philips, se encontraba totalmente en forma. Su rutina habitual incluía dos horas de entrenamiento en el gimnasio de la empresa.

 

Justo había acabado de entrenar cuando sufrió un paro cardiaco repentino (PCR). Su corazón latía de forma incorrecta y era necesario normalizar el ritmo cardiaco de inmediato.

 

Llamaron al equipo de respuesta de emergencias médicas de Philips.

 

La ayuda llegó enseguida

 

“Estaba en una reunión de desarrollo de productos cuando me informaron de que un colega estaba en peligro”, recuerda Kate. Catherine Rochford es enfermera y especialista en investigación clínica de Philips, y miembro del equipo de respuesta de emergencias médicas. “Vi que la víctima estaba en otro edificio, así que salí corriendo”.

 

Cuando Kate llegó, vio a Joe tumbado en el suelo: “Cuando me acerqué, vi que estaba azul, inconsciente y no respiraba. Comenzamos la RCP y, en unos segundos, un miembro del equipo de respuesta de emergencias médicas llegó con un DESA HeartStart de Philips. Rápidamente, colocamos los electrodos en el pecho. En ese momento, el DESA pasó al modo de análisis e indicó que se requería una descarga”.

 

El equipo de emergencias administró la descarga y restauró el pulso de Joe. “El paciente aún no respondía, pero su corazón latía y respiraba por sí solo”, comenta Kate. Una ambulancia lo llevó al hospital.

 

Los DESA salvan vidas, y los programas del equipo de respuesta de emergencias médicas funcionan

 

Cuando Joe volvió en sí, se mostró sorprendido al saber lo ocurrido. 

"Cuando vino el cardiólogo me explicó que había sufrido un paro cardiaco repentino (PCR) por la rotura de una placa en una de las arterias. Me quedé impresionado. Nunca imaginé que podría pasarme algo así. Me comentó que era uno de los pocos casos en que apenas persisten lesiones cardiacas ni cerebrales. En ese momento, me di cuenta de lo afortunado que había sido por contar aquel día con un DESA y un equipo de respuesta de emergencias médicas en Philips”.

 

Kate está de acuerdo: “Joe estaba en buena forma. Al verlo, nunca se podría sospechar que tenía problemas cardiacos. Es la prueba viviente de que cualquiera puede sufrir un PCR en cualquier momento, de que un DESA salva vidas, y de que los programas de los equipos de respuesta de emergencias médicas funcionan”.

 

El Dr. Seth Bilazarian, FACC, cardiólogo y cardiocirujano en Pentucket Medical Center, Haverhill, Mass., conoció a Joe en el servicio de urgencias aquella tarde: “En parte, el hecho de que pudiera recuperarse fue gracias a una pronta desfibrilación. Realmente, eso marcó la diferencia en este paciente con respecto a la mayoría de las víctimas de paro cardiaco repentino”.

 

Joe posa junto a un DESA, el dispositivo que le salvó la vida.
“En parte, el hecho de que pudiera recuperarse fue gracias a una pronta desfibrilación. Realmente, eso marcó la diferencia en este paciente con respecto a la mayoría de las víctimas de paro cardiaco repentino”.

~Seth Bilazarian, MD.

FACC (Fellow of the American College of Cardiology), Cardiólogo Clínico y Intervencionista

Pentucket Medical Center, Haverhill, MA

“Joe estaba en buena forma. Al verlo, nunca se podría sospechar que tenía problemas cardiacos. Es la prueba viviente de que cualquiera puede sufrir un PCR en cualquier momento, de que un DESA salva vidas, y de que los programas de los equipos de respuesta de emergencias médicas funcionan”.

 ~ Catherine Rochford, enfermera

Equipo de respuesta de emergencias médicas de Philips Andover

“Soy uno de los pocos casos en que apenas persisten lesiones cardiacas ni cerebrales”.

~ Joe Moscato

Redactor técnico de Philips

Más historias de supervivencia

 

La rápida reacción de un amigo le salvó la vida a Lindsay

 

Una crisis en el borde de la piscina con final feliz

 

Julia necesitó algo más que RCP