Tome la iniciativa para salvar vidas

Lindsay sobrevivió y quiere ayudar a otros a que sobrevivan

Una mañana primaveral de abril, Lindsay Hayden, de 19 años, se desmayó en clase con el corazón a 220 pulsaciones por minuto, el doble o triple de lo normal.

Corría un grave peligro.

 

Cameron Durand, un amigo suyo, actuó rápido y comenzó inmediatamente la RCP. Se le administró una descarga con un DESA y su corazón recuperó un ritmo normal. Los profesionales del servicio de emergencias llegaron dos minutos después.

 

“Los profesionales del servicio de emergencias dijeron que sin el DESA podría haber muerto”, afirma Lindsay.

 

Se puede sufrir un paro cardiaco repentino (PCR) a cualquier edad

 

La mayoría de la gente cree que los problemas cardiacos son cosa de personas mayores.

“Nunca había oído que eso le pudiera pasar a alguien de mi edad [19]. Esperas que le ocurra una persona mayor o con problemas de salud”, comenta Lindsay. Sin embargo, desde que sufrió el PCR, Lindsay ha conocido cinco o seis casos de gente de su edad, y ha oído sobre otros otros muchos casos.

 

Lindsay dice que los médicos aún no saben qué desencadenó su PCR. Sin embargo, tras varias pruebas, supo que sufre un trastorno denominado QT largo, una extraña alteración hereditaria del ritmo cardiaco que puede causar latidos rápidos y erráticos.

 

Lindsay quiere ayudar a los demás

 

Lindsay tuvo suerte de que hubiera un DESA cerca, por eso se ha comprometido a que otras personas tengan su misma suerte. Ahora, ella y su familia trabajan con Lunger Foundation para fomentar la presencia de los DESA en todos los colegios, y ese esfuerzo está dando sus frutos. Los estudiantes de Stanley Lake High School, donde sufrió el PCR, disponen ahora de tres DESA.

Lindsay sostiene un DESA como el que le salvó la vida.

Ayuda para que otros también sobrevivan al PCR

 

Lindsay no creía que alguien como ella, con solo 19 años, tuviera que preocuparse por problemas cardiacos. Le salvaron la vida y ahora quiere que otros cuenten con la misma protección.

Más historias de supervivencia

 

Julia necesitó algo más que RCP

 

Una crisis en el borde de la piscina con final feliz

 

Una respuesta rápida salvó la vida de Joe