1
Artículos

Dificultades habituales de la lactancia materna

A veces puede resultar difícil acostumbrarse a la lactancia materna, pero es algo que suele mejorar. Si persevera podrá dar a su bebé el mejor comienzo posible.

Dolor durante la lactancia materna


La clave de la lactancia materna es un enganche correcto. El bebé debe abrir bien la boca y abarcar la areola además del pezón en sí. Si se le deforma el pezón después de una toma, puede que necesite corregir el enganche. Y si le duele cuando el bebé se está alimentando, es más probable que no se haya enganchado correctamente.

 

Acerque el bebé al pecho en lugar de mover el pecho hacia la boca del bebé.

Ingurgitación


A veces, cuando sube la leche, los pechos se llenan y se endurecen, y al bebé le puede resultar complicado engancharse. Siga intentando darle el pecho, ya que es la mejor forma de que este se vacíe. Para que el bebé se pueda enganchar más fácilmente, puede probar a extraer un poco de leche antes de las tomas, ya sea con un extractor o a mano. Intente hacerlo mientras se da un agradable baño caliente.

 

A muchas mujeres alternar entre compresas calientes y frías les ayuda a aliviar el dolor de la ingurgitación. Las hojas frescas de col verde son ideales, al igual que las botellas de agua caliente envueltas en una toalla.

Mastitis


La mastitis se produce cuando el tejido del pecho se inflama, posiblemente debido a la obstrucción de un conducto lácteo. El pecho puede volverse sensible e hincharse, además de que pueden aparecer zonas muy enrojecidas y puede notar síntomas similares a los de la gripe. Lo mejor es que siga dando el pecho al bebé, ya que la ingurgitación empeorará los síntomas, y descansar tanto como pueda. También debería consultar a su médico para determinar si necesita un tratamiento con antibióticos o hablar sobre los analgésicos que son adecuados.

Pezones agrietados/sangrantes


Lo más probable es que se deba a un enganche incorrecto; siga intentando hacerlo bien. Pida a su comadrona que la observe, ya que podrá ayudarle. Consulte a su médico qué analgésicos son seguros durante la lactancia o pruebe a utilizar protectores de pezones Avent, que ofrecen un alivio inmediato. También puede ser buena idea aplicar una crema para pezones inmediatamente después de cada toma y evitar el uso de jabón en los pezones cuando se lave.

Aftas


Si nota un dolor agudo y punzante mientras da el pecho, y aumenta durante la toma (y a veces continúa hasta una hora después de terminar), puede que tenga aftas. Otro síntoma es picor en los pezones o sensibilidad extrema en los mismos, incluso a la ropa. Puede que tenga los pezones más rosados y brillantes de lo normal y que en el paladar del bebé aparezcan zonas blancas. Ambos deberán tratarse o, de lo contrario, la infección seguirá transmitiéndose entre los dos. Pida cita con su médico lo antes posible.

 

Tenga en cuenta que la información proporcionada en estos artículos solo se ofrece a modo de asesoramiento general y en ningún momento debe considerarse como sustitutiva del asesoramiento médico profesional. Si usted, su familia o el bebé padecen síntomas o condiciones graves o persistentes, o si necesita asesoramiento médico específico, busque ayuda médica profesional. Philips Avent no asume responsabilidad alguna por los daños derivados del uso de la información proporcionada en este sitio Web.