1
Artículos

Dar el pecho en las primeras 24-48 horas

Las madres y sus bebés necesitan estar juntos para empezar a dar el pecho de la mejor forma posible. Desde el parto, cuando se coloca al bebé sobre el pecho desnudo de la madre (lo que se conoce como "piel con piel"), la potente hormona del "cuidado maternal" de la madre, la prolactina, se estimula.

 

  • La prolactina activa la correcta producción de leche materna, incluso si el bebé no está interesado en alimentarse del pecho al principio.
  • La cercanía del bebé estimula la hormona del "amor", la oxitocina, que ayuda a la madre a amar a su bebé.
  • La oxitocina tiene un efecto calmante tanto en la madre como en el bebé, ya que fomenta la liberación de hormonas que contrarrestan los efectos de la adrenalina que se produce durante el parto.
  • Aunque el bebé no se alimente del pecho al principio, su digestión se estimulará mediante el comportamiento instintivo de "buscar" y "acariciar con la nariz" el pecho de la madre.
  • El contacto piel con piel en el momento del parto estimula respuestas neurocomportamentales en el bebé, como trepar hasta el pezón, realizar movimientos de la mano a la boca y masajear el pecho.
  • El padre puede ofrecer el contacto piel con piel si la madre no pudiera; no hay un límite temporal y no es una actividad que se deba hacer solo en ese momento. Debería hacerse sin prisa y sin interrupciones siempre que sea posible. El contacto piel con piel con el padre refuerza el vínculo entre padre e hijo.
 

No todos los bebés querrán alimentarse en cuanto nazcan. No se preocupe, solo tiene que estar atenta a las señales que indican que el bebé está preparado.

Señales de que el recién nacido quiere tomar el pecho

 

  • Succiona con la lengua y los labios, y se chupa las manos o los dedos mientras duerme.
  • Se lleva las manos y los brazos a la boca.
  • Hace movimientos inquietos mientras duerme o mueve rápidamente los ojos bajo los párpados.
  • Busca el pezón.
  • Emite leves sonidos.
 

El llanto y el malestar son señales tardías de que está hambriento y el bebé puede volverse muy gruñón si llega ese momento, con lo que resultará más difícil que se enganche al pecho.

Reflejos que indican que el recién nacido quiere tomar el pecho

 

  • Buscar: cuando algo toca la nariz, las mejillas o los labios del bebé, este responde abriendo la boca y colocando la lengua hacia delante y hacia abajo preparado para abarcar con la boca una gran parte del pecho.
  • Succionar: la succión se inicia cuando algo toca el paladar del bebé. Por eso necesita abarcar una gran parte del pecho, de modo que el pezón llegue a la parte trasera del paladar, estimulando la succión.
  • Tragar: este reflejo se activa cuando la boca del bebé se llena de calostro o leche. Es importante observar al bebé mientras traga para comprobar lo bien que se alimenta.

¿Con qué frecuencia debo alimentar al bebé durante las primeras 48 horas?

 

Los bebés suelen mantenerse alerta durante las primeras horas tras el parto y suelen estar deseosos de tomar el pecho por primera vez. Puede que haya que animarlos un poco si la madre ha tomado analgésicos, como petidina, durante el parto (que puede llegar a la placenta y hacer que el bebé se sienta somnoliento). La cantidad media de calostro que se ingiere en la primera toma es de hasta 5 ml o el equivalente a un cucharadita.

 

Puede que los recién nacidos sanos no se alimenten demasiado durante las primeras 48 horas. Utilizan sus reservas de energía hasta que los niveles de leche materna aumentan a partir del segundo día. La madre debe ofrecerle el pecho al bebé siempre que esté despierto y muestre signos de querer comer. Todos los bebés son diferentes: algunos solo se alimentan unas pocas veces durante las primeras 24 horas, mientras otros puede tomar el pecho hasta ochos veces. Es importante que la madre y el bebé no estén separados durante este tiempo, para que la madre conozca al bebé y reconozca las señales que indican que quiere comer.

¿Cómo puede saber si un bebé se está alimentando bien?

 

Durante las primeras 48 horas, un bebé moja el pañal solo dos o tres veces. Esto aumenta a seis veces al día como mínimo cuando el bebé tiene cinco días. El calostro actúa como laxante natural, que ayuda al bebé a expulsar la deposición de meconio oscura y alquitranada (la primera caca del bebé), que irá cambiando de color gradualmente de negro a marrón oscuro, marrón verdoso y amarillo mostaza al quinto día.

 

Aunque la lactancia materna es natural, es una habilidad que tanto la madre como el bebé pueden tardar tiempo en aprender. Si tiene alguna pregunta o preocupación, su matrona o asesor de lactancia local podrán ayudarle.

 

Tenga en cuenta que la información proporcionada en estos artículos solo se ofrece a modo de asesoramiento general y en ningún momento debe considerarse como sustitutiva del asesoramiento médico profesional. Si usted, su familia o el bebé padecen síntomas o condiciones graves o persistentes, o si necesita asesoramiento médico específico, busque ayuda médica profesional. Philips Avent no asume responsabilidad alguna por los daños derivados del uso de la información proporcionada en este sitio Web.