1
Artículos

Sorprendentes
alimentos que puede probar

En torno a los 7 u 8 meses, a su bebé le encantará comer alimentos suaves y blandos. Ahora que ha desarrollado el gusto por comer, es momento de pasar de los purés blandos y entrenar sus papilas gustativas.

Ligeramente salados


Aunque nunca debe añadir sal a la comida de un bebé, este es el momento perfecto para introducir alimentos naturalmente salados, como queso suave o cheddar. Añada un poco al puré de patatas o prepare una salsa de queso casera para echarla sobre la pasta.

Verduras disfrazadas


Amplíe el apetito por las verduras de su bebé preparando algunas combinaciones de frutas y verduras, como puré de manzana, zanahoria y espinacas. El dulce sabor de la fruta hará que las verduras sean más apetitosas. El robot de cocina infantil 4 en 1 de Philips Avent le ayuda a preparar comidas nutritivas e incluye una aplicación repleta de sabrosas recetas.

Fruta seca


Prepare platos salados de forma más dulce y atractiva para la pequeña boca del bebé añadiendo fruta seca como pasas sultanas, pasas, mango, piña o albaricoque a platos como cazuelas y sopas, siempre con moderación.

Pescado fantástico


Los beneficios para la salud del pescado son enormes, así que si puede hacer que su bebé lo pruebe pronto, mucho mejor. Empiece con un pescado de sabor suave como abadejo o bacalao cocido sin piel ni espinas en salsa blanca o pastel de pescado. Cuando el bebé se acostumbre al sabor y la textura, introduzca pescados ricos en omega 3 con sabores más intensos, como salmón o caballa desmigados.

Legumbres perfectas


Las lentejas, las legumbres y los garbanzos aportan proteínas llenas de nutrientes. Y lo bueno es que se pueden consumir en multitud de formas agradables para el bebé, desde purés caseros a salsas como el hummus.

Jengibre


Quizás piense que un sabor fuerte como el del jengibre sería demasiado para el delicado paladar de un bebé, pero si añade pequeñas cantidades de jengibre fresco rallado o picado a la fruta cocida o los platos salados, como la sopa, no solo estimulará las papilas gustativas del bebé, sino que también le aportará fortalecedores nutrientes, además de aliviar numerosas enfermedades como el dolor de barriga y los resfriados.

La sal y el azúcar están prohibidos, pero eso no significa que no pueda aportar sabor a la dieta del bebé. Este tiene ya la edad suficiente para disfrutar de las especias como el comino y la cúrcuma. Si comía alimentos picantes cuando estaba dando el pecho, es más probable que al bebé le gusten, ya que ya habrá desarrollado el gusto por ellos.

Verduras fuera de lo común


No es necesario caer en la rutina con verduras tradicionalmente agradables para los bebés, como el boniato y los guisantes. Cuantas más verduras consiga que pruebe antes su bebé, mejor. Así que no dude en ampliar su repertorio con algunas de la variantes más inusuales, como la remolacha, la berenjena, los pimientos y la col rizada.

 

Tenga en cuenta que la información proporcionada en estos artículos solo se ofrece a modo de asesoramiento general y en ningún momento debe considerarse como sustitutiva del asesoramiento médico profesional. Si usted, su familia o el bebé padecen síntomas o condiciones graves o persistentes, o si necesita asesoramiento médico específico, busque ayuda médica profesional. Philips Avent no asume responsabilidad alguna por los daños derivados del uso de la información proporcionada en este sitio Web.