Philips cuenta con un sólido sistema de gestión de calidad y ha seguido sus procesos de revisión y análisis para ayudar a identificar y a abordar este problema.

 

Los productos se diseñaron de acuerdo y de conformidad con las normativas pertinentes en el momento de su lanzamiento. A medida que se desarrollan nuevas normativas, es necesario evaluar las características del producto de acuerdo con los procesos reguladores y de calidad. El sistema de gestión de calidad de Philips se ha actualizado para incorporar estos nuevos requisitos.

 

Sin embargo, aunque las normativas se han actualizado, los productos fabricados de acuerdo con la normativa anterior siguen cumpliendo las regulaciones sobre dispositivos médicos. Los problemas de degradación de la espuma y de emisiones químicas se descubrieron durante los procesos de nuestro sistema de gestión de calidad y se están corrigiendo de acuerdo con los requisitos normativos correspondientes.

 

Philips ha cumplido plenamente las normativas correspondientes en el momento de la comercialización del producto.