Del pasado al presente: impulsados por nuestro propósito y el cuidado de las personas

mar 18, 2022 - Tiempo de lectura: 3-5 minutos

Una empresa puede tener un impacto significativo en el mundo cuando actúa con un propósito y una preocupación. Como empresa líder en tecnología sanitaria, el propósito de Philips es mejorar la salud y el bienestar de las personas mediante una innovación trascendental. Nuestro objetivo es mejorar la vida de 2.500 millones de personas al año para 2030, actuando al mismo tiempo de forma responsable con nuestro planeta y la sociedad. Nos esforzamos por ser el mejor lugar para trabajar para las personas que comparten nuestra pasión.

Preventive Care
"Nuestro propósito y la historia de la compañía de poner a las personas en el centro - no sólo en lo que hacemos, sino en cómo tratamos a nuestra gente - es lo que me atrajo a Philips", afirma Daniela Seabrook, directora de Recursos Humanos de Philips. "En Philips, nuestra ambición es que cada empleado prospere y se sienta valorado por lo que es y por lo que aporta".

La historia de la responsabilidad social de Philips

 

La importancia del bienestar de los empleados no es nueva para Philips, ya que fue una de las primeras empresas de los Países Bajos en crear un fondo que pagaba a los empleados -el 70% de su salario- cuando estaban de baja. En 1909 se puso en marcha el Servicio Médico de Philips para que los empleados y sus familias tuvieran acceso gratuito a los médicos, proporcionándoles medicación y vendajes sin costes. Philips también facilitó una clínica ambulatoria totalmente equipada, una clínica de salud infantil, una farmacia y un servicio de partería. El Servicio Médico Philips sentó las bases de la asistencia sanitaria en el trabajo en los Países Bajos.

Philipsdorp in 1918
Philipsdorp en 1918
A medida que la empresa se expandía, se hacía cada vez más difícil para los empleados encontrar un alojamiento adecuado, por lo que Philips construyó su propio hospedaje, el cual fue diseñado como un pequeño pueblo y se conoció como 'Philipsdorp'. En 1913 se creó el Fondo de Pensiones Philips para proporcionar pensiones de jubilación, prestaciones por discapacidad y una pensión de viudedad y orfandad. Además, el Fondo de Apoyo de Philips (Ondersteuningsfonds) estaba a disposición de los empleados que, sin culpa alguna, se encontraban en dificultades económicas.
Pension fund in 1918
Caja de pensiones en 1918
Tras la Segunda Guerra Mundial, el departamento de Asuntos Sociales, bajo la dirección de Frits Philips, asumió la responsabilidad de la política social de la empresa y definió los elementos esenciales de las obligaciones sociales de la empresa con sus empleados. El departamento se centró en tres tareas fundamentales: seguridad social, satisfacción laboral y responsabilidad social. En plena consonancia con las convicciones personales de Frits, se puso especial interés en la atención individual a los empleados.
Philips Ontspanningsgebouw events venue in 1946
El edificio de ocio Philips, sede de eventos en 1946

Durante el último cuarto del siglo XX, se produjo un progresivo solapamiento entre las ofertas sociales de la empresa y las que ofrecía el gobierno, como la sanidad pública, la vivienda social, la educación de libre acceso, la financiación de los estudiantes y las subvenciones para actividades deportivas y culturales. Esto dio lugar a un debate sobre qué responsabilidades debían ser asumidas por el Estado y cuáles por las empresas. Los trabajadores modernos, ahora más emancipados y reivindicativos, están menos interesados en una relación patronal paternalista.

 

En 1980 se produjo un cambio importante, cuando la oferta de asistencia sanitaria primaria del Servicio Médico de Philips empezó a ser suministrada por un organismo independiente. La mayoría de los empleados de Philips consideró que ya no era apropiado que los médicos o trabajadores sociales que les atendían fueran también empleados de la empresa. A raíz de esto, quedó claro que las escuelas de Philips, que iban desde guarderías hasta institutos de formación profesional, también funcionarían mejor si fueran organismos públicos.

Kindergarten in 1950
Jardín de infancia en 1950
Philips modificó gradualmente las disposiciones sociales de la empresa para adaptarse mejor a las necesidades de las personas y a un mundo cambiante. Sin embargo, la ambición de la empresa de esforzarse por alcanzar los niveles sociales más altos posibles ha permanecido inalterada y sigue estando firmemente arraigada en la cultura de la empresa.

Construyendo sobre un legado de cuidado


La herencia de Philips, centrada en las personas, sigue guiando nuestra forma de actuar hoy en día. Nuestra política social forma parte de los Compromisos Medioambientales, Sociales y de Gobernanza (ESG) que definen la responsabilidad de la empresa con nuestros propios empleados, así como con los trabajadores de nuestra cadena de suministro, y con las personas y comunidades a las que servimos. Entre los elementos clave de nuestra estrategia de impacto social se encuentran la defensa de los derechos humanos y la ampliación del acceso a la asistencia sanitaria, en particular para las personas que viven en comunidades desatendidas. Todo ello forma parte del objetivo general de Philips de mejorar miles de millones de vidas en todo el mundo.


En 2021, Philips fue la primera empresa holandesa que se situó entre las 15 empresas con mejor reputación del mundo, según Global RepTrack, que evalúa el rendimiento de las empresas según aspectos emocionales de la reputación (como la apariencia y la confianza) y aspectos racionales (como los productos y servicios, la gobernanza y la ciudadanía). Este año, Philips obtuvo una puntuación máxima de 100 en el Índice de Igualdad Corporativa (CEI) de 2022 de la Human Rights Campaign Foundation, que mide las políticas y prácticas corporativas relacionadas con la igualdad en el lugar de trabajo del colectivo LGBTQ+.


"Una estrategia de personal eficaz fomenta un entorno de trabajo en el que nuestros empleados se sienten parte de la empresa y pueden crecer tanto personal como profesionalmente", afirma Daniela Seabrook. Como presidenta del Consejo de Diversidad Global de Philips, está comprometida con la construcción de la cultura de diversidad, inclusión y pertenencia de Philips. "Nos esforzamos por crear una cultura en la que se acepten las diferencias, en la que la gente se sienta atendida y escuchada, y en la que todos puedan dar lo mejor de sí mismos".


Sabemos que aún queda trabajo por hacer, y seguimos siendo transparentes sobre nuestros avances en el camino. De cara al futuro, seguiremos intensificando nuestros esfuerzos por hacer un mundo mejor para nuestra gente y las personas cuyas vidas tratamos.

 

¿Estás interesado en tener un impacto positivo en el mundo? Únase a nuestro equipo en Philips. Lea más relatos sobre la historia de Philips en el sitio web del Museo Philips.

You are about to visit a Philips global content page

You are about to visit the Philips USA website.

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.