Centro de noticias

jun 11, 2020

El papel de las técnicas de imagen en la reducción del tiempo de diagnóstico del cáncer de próstata
 

  • Cada año se diagnostican más de 30.000 nuevos casos de cáncer de próstata en España.

 

  • Ignacio López, Director de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocio de Philips Ibérica, aborda los retos a los que se enfrenta la mejora del diagnóstico de este tipo de tumor.

Madrid, 11 de junio -  El cáncer de próstata es el de mayor prevalencia en varones en España, con cifras muy similares al de mama en mujeres. Según datos del Observatorio del cáncer de la AECC, en España se diagnosticaron 31.728 nuevos casos de cáncer de próstata y 6.061 personas fallecieron por esta causa en 2018. No obstante, el proceso de diagnóstico de este tipo de tumor es complejo, tanto por los indicadores que sugieren la presencia de la enfermedad (PSA y tacto rectal), como por el posterior proceso de verificación basado en biopsias aleatorias sobre la glándula.

 

En este contexto, la resonancia magnética se ha consolidado en los últimos años como prueba diagnóstica que ofrece un alto valor predictivo negativo y una excelente herramienta de identificación del cáncer de próstata clínicamente significativo. Tal es así que las nuevas guías clínicas publicadas en 2019 por la Asociación Europea de Urología recomiendan la realización de una resonancia magnética previa a la biopsia, lo que permitiría reducir hasta en un 25 por ciento las biopsias innecesarias.

 

Otra ventaja de la resonancia magnética en el diagnóstico del cáncer de próstata es que la fusión de imagen de RM y ecografía ofrece un nivel de precisión mucho más elevado en la realización de las propias biopsias, lo que permite reducir el número de biopsias de repetición. Y es que se estima que para asegurar una muestra de tumor adecuada se realizan de media tres biopsias por paciente.

 

Este nuevo proceso representa un cambio de paradigma en el abordaje del diagnóstico del cáncer de próstata, ofreciendo un alto impacto en la experiencia del paciente y una mayor eficiencia en el proceso diagnóstico, como indican las nuevas guías de práctica clínica.

Retos frente al diagnóstico

 

Los mayores retos para implementar un abordaje multidisciplinar para el diagnóstico del cáncer de próstata son varios. Uno de ellos es la capacidad de los hospitales para asumir la demanda de resonancias magnéticas de próstata. Otro reto al que se enfrenta el sistema sanitario es la disponibilidad de radiólogos especializados, puesto que el análisis de imágenes de RM de próstata requiere un alto nivel de experiencia. A esto hay que unir que la realización de los informes de análisis requiere un tiempo que puede afectar a la capacidad del servicio de radiología.

 

Un último obstáculo es la disponibilidad de un sistema que fusione imágenes de resonancia magnética y ecografía para el guiado de la biopsia que permita su funcionamiento independiente del servicio de Urología. La imagen de resonancia magnética para fusionar con la de ecógrafo de biopsia debe contener la identificación exacta de la ubicación de los tumores, contorneados en 3D, para asegurar que la muestra se toma en el área apropiada.

 

 

Para el Director de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocios de Philips Ibérica, los objetivos de un centro sanitario que desee mejorar el proceso de diagnóstico del cáncer de próstata deben ser:

 

  • Establecer un modelo de organización que facilite la coordinación entre el servicio de Radiología y Urología para abordar las pruebas requeridas.
  • Implementar un indicador para la trazabilidad del proceso, estableciendo un protocolo temporal que aborde todo el proceso, desde la sospecha diagnostica a los resultados definitivos entregados al paciente. El NHS inglés ha implementado una vía rápida de 28 días. La métrica está orientada a reducir el tiempo de incertidumbre generada al paciente y a agilizar la capacidad resolutiva de los centros.
  • Ofrecer la opción de vigilancia activa o retraso terapéutico a aquellos pacientes que, con un cáncer de baja agresividad y mediante una información objetiva y completa, decidan optar por esta opción ante la perspectiva de mejora de su calidad de vida respecto de los efectos secundarios que produce la intervención quirúrgica o la radioterapia.

 

Recursos necesarios

 

Además de los recursos profesionales, el mayor reto al que se enfrentan los hospitales es la capacitación tecnológica que permita gestionar la carga asistencial generada por la nueva demanda de resonancias magnéticas. En este contexto, Philips trabaja ya con centros sanitarios de todo el país para adaptar los recursos disponibles en cada uno de ellos y adecuarlos a la implantación de las nuevas guías clínicas.

La tecnología de imagen ha facilitado un cambio transcendental en el proceso diagnóstico del cáncer de próstata

Ignacio López

Director de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocio de Philips Ibérica

“La tecnología de imagen ha facilitado un cambio transcendental en el proceso diagnóstico del cáncer de próstata. Es un proceso parecido al que facilitó la implantación de unidades específicas de gestión del cáncer de mama, con el que comparte el hecho de ser el de mayor impacto numérico por género, con más de 30.000 nuevos casos anuales”, explica Ignacio López, Director de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocio de Philips Ibérica.

 

 

“El modelo tradicional de diagnóstico de cáncer de próstata es errático e ineficiente, requiriendo la repetición frecuente de las pruebas de biopsia, con el consiguiente impacto en el retraso en el proceso diagnóstico. Es frecuente que muchos varones estén esperando más de 6 meses para confirmar si tienen o no cáncer de próstata. Hoy, que muchos sistemas de salud presumen de un enfoque en el paciente no parece que la angustia e incertidumbre, durante un periodo tan largo, hasta conocer el diagnostico, se considere bajo los programas de humanización que publicitan”, afirma Ignacio López.

 

Para agilizar el proceso de diagnóstico del cáncer de próstata, Philips ha desarrollado un programa que, en colaboración con los centros sanitarios, permite crear las soluciones necesarias para el diagnóstico rápido y preciso. Este programa se basa en los siguientes elementos:

 

  • Consultoría técnica y clínica para optimización de las secuencias de imagen de RM que permite reducir el tiempo de examen en imágenes de próstata. Es frecuente conseguir una reducción de entre 7 y 10 minutos por examen.
  • Implantación de aplicaciones de postproceso de imagen como soporte a la realización, semiautomática, de los cálculos y gestión de imagen de RM requeridos para el informe de próstata, identificación de las lesiones y mapeo de los targets. Esta aplicación es compatible con plataformas colaborativas de diagnóstico como Intellispace Portal, por lo que facilita el soporte formativo y acceso a segundas opiniones.
  • Puesta en marcha de un sistema de navegación para la realización de biopsias de próstata de alta precisión mediante la fusión automática de la imagen de RM con la imagen de ecografía. Este proceso es semiautomático, integra toda la documentación e imágenes de RM requeridas para identificar la ubicación de las masas tumorales y permite un desarrollo independiente de la actividad entre los servicios de Radiología y Urología, aunque trabajan en equipo compartiendo la información de manera electrónica (incluye la incorporación de la imagen de la próstata, con la ubicación exacta de cada biopsia, en la estación de Radiologia, de esta manera se puede contrastar la clasificación de cada tumor realizada por imagen e RM con los datos de Anatomía Patológica).
  • Colaboración en sistemas documentales para la identificación de casos donde la alternativa terapéutica pueda basarse en una vigilancia activa, acordada con el paciente, de manera que se eviten los efectos colaterales a una terapia quirúrgica o radiactiva que puede empeorar drásticamente la calidad de vida de ese paciente. El modelo de retraso terapéutico, mediante modelos de monitorización por RM y biopsias de alta precisión, es la alternativa que aporta mayor valor en salud, siempre que se dispongan de las herramientas tecnológicas que aseguren una correcta vigilancia y encaje en los valores y prioridades del paciente.

Tanto la solución de postprocesado de imagen como la de navegación (UroNav) de Philips son abiertas y compatibles con múltiples equipos de resonancia magnética y ecógrafos, lo que facilita la reutilización de equipos y tecnología ya existente en los hospitales. Además, el navegador urológico admite múltiples técnicas de biopsia y se adapta a la metodología utilizada por cada servicio de Urología.

 

La base del sistema de guiado de biopsias es el navegador UroNav, que fue desarrollado conjuntamente por Philips y el National Institute of Health de Estados Unidos y es el sistema de elección en 15 de los 20 principales servicios de Urología de Estados Unidos.

Sobre Royal Philips

Royal Philips (NYSE: PHG, AEX: PHI) es una empresa líder en tecnologías de la salud, centrada en mejorar la vida de las personas y facilitar la obtención de mejores resultados en el continuum de salud, desde los hábitos saludables y la prevención, hasta el diagnóstico, tratamiento y cuidado en el hogar. Philips hace uso de su avanzada tecnología y de sus profundos conocimientos clínicos y del consumidor para ofrecer soluciones integradas. Con sede en Holanda, la compañía es líder en imagen diagnóstica, terapia guiada por imagen, monitorización e informática de la salud, así como en salud del consumidor y cuidado en el hogar. Philips ha registrado unas ventas de 19.500 millones de euros en 2019 y emplea a aproximadamente 80.000 empleados, con operaciones comerciales y servicios en más de 100 países. Todas las noticias sobre Philips se encuentran en www.philips.es/prensa

Más informaciónLeer menos

Temas

Contactos

César García Requena

Brand & Communications Manager

Health System

Philips Ibérica

Tel : +34 91 566 95 25

Material gráfico

Compartir en redes sociales