Centro de noticias

may 12, 2020

Las enfermeras son la columna vertebral de nuestros sistemas de atención médica y necesitan nuestra ayuda
 

Es el Día Internacional de las Enfermeras y no puedo pensar en un mejor momento para reflexionar sobre el papel crucial que desempeñan estas increíbles mujeres y hombres en la lucha contra la pandemia mundial que todos estamos viviendo. Las enfermeras constituyen la sección más grande de trabajadores de la salud en todo el mundo; a menudo son las primeras caras que vemos cuando llegamos al hospital, y las personas que nos vigilan si estamos enfermos en casa. Al brindar apoyo clínico y emocional a los pacientes, diría que son el corazón de nuestras comunidades de atención médica. Y sin embargo, cuando hablo con enfermeras amigas y ex colegas en estos días, me dicen que necesitan más apoyo que nunca. Aquí están mis pensamientos sobre cómo podemos ayudarlos.

A medida que los casos globales superan los 4,1 millones, la creciente demanda de atención ha arrojado luz sobre un problema global crítico: simplemente no hay suficientes enfermeras. A medida que las salas de emergencia se desbordan y el sistema comienza a ceder bajo la tensión de la pandemia, los administradores del hospital tienen que encontrar formas creativas para satisfacer las necesidades de personal. Algunos hospitales están empleando profesionales de la salud jubilados para rellenar áreas en el hospital donde pueden no estar atendiendo a pacientes con COVID-19 para liberar a otras enfermeras, y otros, están retirando a las enfermeras de roles no clínicos como un departamento de calidad. El Reino Unido incluso lanzó la legislación de emergencia de registro temporal COVID-19 para expandir la fuerza laboral de enfermería a personas adecuadas y con experiencia. Con la necesidad de más personal, la escasez de equipo de protección personal (EPI) es un problema aún más importante. Si bien el EPI se daría en condiciones normales, ahora se pide a las enfermeras que racionen y reutilicen los suministros limitados que tienen.

 

¿Qué podemos hacer? Creo que es fundamental que equipemos a las enfermeras con los medios para tener una visibilidad sin obstáculos del bienestar de sus pacientes, ya sea desde la casa del paciente o dentro del hospital. Los puntos de contacto de monitoreo regulares a través de dispositivos conectados en el hogar pueden capacitar a las enfermeras para garantizar que los pacientes que no están lo suficientemente enfermos como para ser admitidos puedan recibir atención remota. La investigación muestra que muchas enfermeras están listas para esto. El Informe 2020 Future Health Index (FHI)[1] encontró que casi cuatro de cada cinco enfermeras más jóvenes creen que las tecnologías de salud digital pueden impactar positivamente los resultados y las experiencias de los pacientes.

 

Dentro del hospital, hay tres formas clave en que podemos apoyar a nuestras enfermeras.

 

Primero, como a muchas enfermeras se les pide que asuman responsabilidades que normalmente no poseen, los materiales de capacitación son imprescindibles. Por ejemplo, los videos tutoriales pueden ayudarlos a acelerar rápidamente, desde ventilación invasiva hasta monitoreo básico de pacientes.

 

En segundo lugar, dado el aumento de pacientes en cuidados críticos, la cantidad de alertas del sistema de monitoreo que llaman la atención de una enfermera puede provocar fatiga por alarma. Las soluciones de monitoreo de pacientes que clasifican estas alertas y son configurables para el flujo de trabajo de cada organización ayudan a las enfermeras a comprender la fuente y el riesgo asociados con cada una.

 

Por último, debido a que la seguridad de nuestras enfermeras es primordial, debemos limitar su contacto con los pacientes infectados tanto como sea posible, ofreciendo soluciones de monitoreo que respalden su capacidad de brindar atención fuera de la habitación del paciente. Hemos visto que los sistemas de salud adoptan formas de limitar la exposición del personal, como colocar cables fuera de las habitaciones de los pacientes para monitorear y bombas intravenosas, o implementar soluciones de visor remoto o usar controles remotos. Incluso después de COVID-19, podemos esperar que la adopción de soluciones de monitoreo sin contacto, como biosensores portátiles o sistemas basados ​​en cámara que puedan medir signos vitales sin la necesidad de un toque humano, continúe creciendo.

 

El año pasado, mi padre fue hospitalizado con neumonía y pude consolarlo junto a su cama. No puedo imaginar solo comunicarme con él por teléfono o por medio de una enfermera, como es el caso de las familias de pacientes con COVID-19. Las enfermeras reconocen lo difícil que es esto. Son humanos: ven lo dolorosa y real que es la separación, y también les está rompiendo el corazón. Cuanto más podamos apoyar la atención en el hogar durante las primeras etapas de la enfermedad, mejor. Y una vez que un paciente es trasladado al hospital, mis amigas enfermeras me dicen que ayuda enormemente a las familias poder ver a su pariente enfermo y hablar con ellos a través de dispositivos conectados.

Este cambio a la casa es crucial. Esta pandemia ocurre mientras los cambios en asistencia sanitaria continúan avanzando hacia la atención basada en el valor. Las organizaciones que aprovechan las plataformas de gestión de la salud de la población pueden realizar un mejor seguimiento del recorrido de atención de cada paciente, cerrar brechas en la atención e intervenir de manera temprana para pacientes de alto riesgo. Estas plataformas están ayudando a las organizaciones de atención médica a identificar y priorizar sus poblaciones de pacientes de alto riesgo en función de conjuntos de códigos específicos relacionados con COVID-19.

 

Estas evaluaciones preconfiguradas pueden permitirles controlar a pacientes que hayan sido diagnosticados con el virus, o aquellos que hayan recibido un examen de detección. Por ejemplo, el Hospital Groene Hart en los Países Bajos está utilizando la solución de monitoreo COVID-19 de Philips para administrar sus crecientes volúmenes de pacientes, lo que facilita el uso de exámenes en línea, cuestionarios de seguimiento y monitoreo desde el hogar de un paciente para evitar visitas innecesarias al hospital.

 

Creo que esto también ayudará a reducir el agotamiento entre las enfermeras. Incluso antes de la pandemia de coronavirus, las enfermeras ya estaban bajo una inmensa tensión. El Informe FHI mostró que casi tres de cada cuatro profesionales de la salud más jóvenes experimentan estrés relacionado con el trabajo. Y de los encuestados, aproximadamente uno de cada tres ha considerado dejar la profesión de atención médica como resultado de este estrés, y es más probable que las enfermeras lo hagan. Tenemos que prestar mucha atención a esta generación más joven de enfermeras en la primera línea de COVID-19 y aprender de ellos a hacer todo lo posible para ayudar a mejorar su equilibrio trabajo-vida personal en el futuro.

 

Esta pandemia nos dará la oportunidad de aprender, crecer y estar mejor preparados para la próxima crisis. Muy a menudo, pensamos en la asistencia sanitaria como una institución. Pero los héroes en el frente son madres y padres, hijos e hijas, hermanas, hermanos, amigos y vecinos. Están sacrificando su salud y la oportunidad de estar en casa con sus seres queridos para hacer todo lo posible para cuidar a sus pacientes. Equipar a estas personas con los recursos y suministros que necesitan para realizar sus tareas y brindar atención a los pacientes de manera segura y efectiva es fundamental.

 

Cuando todo esto esté dicho y hecho, habremos aprendido cuán heroicos son realmente nuestros profesionales de la salud. El lado positivo de una pandemia devastadora es que muestra el trabajo desinteresado que está ocurriendo en los hospitales de todo el mundo, que a menudo pasa desapercibido en tiempos más tranquilos. Si todos fomentamos la amabilidad, celebramos las buenas noticias y somos un poco más comprensivos, podemos ayudarlos a superar esto e inspirarnos con sus sacrificios.

1El Informe FHI 2020 encuestó a cerca de 3.000 profesionales de la salud más jóvenes, todos menores de 40 años de 15 países para conocer sus conocimientos sobre qué tan preparados están para satisfacer las demandas de la atención médica del mañana.

Temas

Contactos

Cindy Gaines

Chief Nursing Officer Population Health Management at Philips.

Material gráfico

Compartir en redes sociales