Aunque filtra de forma eficaz (>eficiencia del 99,99 %) el gas exhalado que pasa por el puerto de exhalación, en la mayoría de las mascarillas se produce una fuga de cierta cantidad de gas debido a una fuga accidental en el lugar donde la almohadilla está en contacto con la piel.