1
Productos

Hablan los expertos: “¿Cómo puedo conciliar el sueño?”

Dr. Eduard Estivil

Suscríbete a nuestra newsletter

* Este campo es obligatorio
*

*
¿Cómo puedo conciliar el sueño?

¿Cómo puedo conciliar el sueño?

Dr. Eduard Estivill

Dr. Eduard Estivill

Se estima que, aproximadamente, un 46% de personas en el mundo sufren trastornos del sueño de manera frecuente que terminan afectando a su vida laboral. Sin embargo, es importante destacar que “dormir mal es un síntoma, es algo que ocurre por algún motivo”. Según el Dr. Estivill, “hay más de 40 causas que pueden provocar un mal dormir y, aunque muchos de ellos son conocidos, es importante investigarlos”.
 

Por ejemplo, los problemas de tiroides pueden causar somnolencia, algunos trastornos respiratorios pueden repercutir en la calidad del sueño y la ansiedad y el estrés son, en muchas ocasiones, causas principales de insomnio y privación de sueño.
 

Sin embargo, para el Dr. Estivill “la causa más importante y más habitual no es tanto una enfermedad sino el ritmo de vida que llevamos en la actualidad”. El especialista añade además que “todo lo que hacemos durante el día afecta en nuestro sueño y que toda la información y emociones acumuladas dan lugar a una mejor o peor relajación o desconexión en el momento de dormirnos”.

Todo lo que hacemos durante el día afecta a nuestro sueño”

Dr. Estivill

En base a esto, el Dr. Estivill establece como mejor medida para conciliar el sueño el seguimiento de una serie de rutinas y hábitos que faciliten a nuestro organismo un ritmo circadiano estable. Lo explica de la siguiente manera:
 

“En nuestro cerebro existe un pequeño grupo de células que es nuestro núcleo supraquiasmático del hipotálamo, que es básicamente nuestro reloj biológico. Este reloj biológico está programado genéticamente para dormir de noche y estar despiertos durante el día. Esto hace que el reloj esté siempre en conjunción con la luz solar y la temperatura de nuestro cuerpo y, de esta manera, poder informar al cuerpo de que debe dormir”.
 

De este modo, el establecimiento de unas rutinas y actividades en función de la luz solar y la oscuridad será la mejor herramienta para hacer entender a nuestro cerebro cuál es el momento de dormirse y cuál el de despertarse.
 

Sin embargo hoy día sabemos que, aun teniendo la noche como franja común de sueño, hay personas que tienen tendencia a ser más matutinas y personas con tendencia a ser más nocturnas. Es lo que llamamos el cronotipo de cada persona; un reloj biológico individual que “determina genéticamente que somos o bien nocturnos o bien diurnos y que nos indica la franja de horario en la que es mejor dormir”.
 

Las personas con problemas para conciliar el sueño deberán conocer en primer lugar su cronotipo. Una vez lo hayan identificado, es probable que se solucionen automáticamente algunos de los problemas del descanso y, además, esto les beneficiará a la hora de escoger el horario para sus actividades e incluso en su vida laboral si se tiene opción a escoger turnos.

El dormir mal es un síntoma y siempre hay una causa que lo provoca”

Dr. Estivill

Además, el Dr. Estivill recuerda que la asociación automática del día con la luz y la noche con la oscuridad es fundamental para tomar algunas medidas sencillas que permitan conciliar el sueño de manera natural. Por ejemplo, podemos “utilizar luces muy cálidas que asemejen una puesta de sol, amarillentas o anaranjadas al final del día y, por el contrario, es importante que a primera hora de la mañana estemos en contacto directo con la luz solar”. Por ejemplo, en los casos de trabajadores cuyos turnos podrían alterar sus ritmos circadianos, el uso de gafas de sol al salir del trabajo por la mañana  pueden ayudarles a conciliar mejor el sueño una vez lleguen a casa.
 

Reflejo del beneficio de estas pequeñas medidas, algunas ciudades han comenzado a cambiar la luz de sus farolas por luces anaranjadas que simulan el final del día; una medida importante para evitar “estímulos lumínicos que desorganizan el cerebro de las personas e implican un sueño peor”.
 

Al final, se trata de entender cómo funciona nuestro cuerpo ante determinados estímulos naturales y actuar en base a ellos. Sin embargo, hay que recalcar que si el problema se alarga o empieza a tener efectos en nuestra vida diaria, el primer paso es acudir al médico de cabecera.

Video
Ver el vídeo completo

Compártelo en redes