1
0

Carrito de la compra

No hay ningún artículo en el carrito de la compra.

    • Garantía de devolución de 30 días

    • Envío gratis a partir de 50 €

    • 2 años de garantía en nuestros productos

    Productos

    Señales de que su hijo universitario puede tener apnea del sueño

     

    ¿Las primeras veces que su hijo llama a casa desde la universidad no deja de quejarse de sus compañeros de habitación? Es bastante habitual. Pero si le dice que su compañero de habitación no para de meterse con sus ronquidos o le dice que respira muy fuerte durante la noche, este dato podría ser motivo de preocupación.

     

    Es posible que su hijo tenga apnea obstructiva del sueño (AOS) que se haya desarrollado recientemente o que usted no haya apreciado mientras vivían bajo el mismo techo.

     

    Aunque es bastante común que un adolescente que vive en el campus de la universidad experimente un cambio en sus patrones de sueño y tarde un tiempo en adaptarse, si su compañero de habitación afirma que su hijo muestra unos patrones de sueño raros (por ejemplo, sueños agitados, sonambulismo o dormir en posiciones extrañas), siga indagando para tratar de llegar al fondo del asunto.

     

    Pregunte a su hijo si se echa muchas siestas a lo largo del día, si se siente más irritable de lo normal, si le cuesta despertarse por las mañanas o si se despierta con la boca seca y dolor de garganta. Todos esos son síntomas de que su hijo podría tener AOS.

     

    Estudiar en la universidad requiere una adaptación, pero si su hijo dice que tiene problemas para mantener la atención y centrarse durante el día, ese es otro indicio de AOS. Si no se trata, la apnea obstructiva del sueño podría causar trastornos de salud serios en el futuro, además de problemas a corto plazo, como dolores de cabeza y problemas de memoria o aprendizaje.

     

    En un estudio realizado por la Universidad de Arizona se examinaron 263 niños en diferentes momentos de su vida y se observó que los que padecían AOS en la adolescencia presentaban más probabilidades tener problemas de hiperactividad, agresividad, problemas de atención, así como emocionales y de comportamiento social. En un metanálisis de 16 estudios publicados en Pediatrics se examinó el rendimiento académico de niños con respiración afectada por trastornos del sueño y se observó que estos problemas de sueño pueden dificultar el rendimiento cognitivo y el éxito académico. Si bien las tutorías y la ayuda individualizada podría parecer la solución, es importante llegar a la raíz del problema si es que guarda relación con la salud.

     

    Su hijo puede tener un riesgo aún mayor de desarrollar apnea obstructiva del sueño si alguien de la familia ya la padece, si tiene sobrepeso, si tiene la lengua grande o si sufre parálisis cerebral o síndrome de Down.

     

    Pida al estudiante que regrese a casa para concertar una cita con el médico y que este compruebe si presenta AOS o algún otro problema.

     

    El médico puede derivarlo a un especialista, tal vez enviar a su hijo a un laboratorio para que se someta a un estudio del sueño durante una noche y determinar si padece un trastorno del sueño. Las opciones de tratamiento pueden incluir alguna de las siguientes: intervención quirúrgica para extirpar las adenoides y las amígdalas, terapia de presión positiva continua en vías aéreas (CPAP), control del peso o cambios de comportamiento durante el descanso.

     

    Busque tratamiento para los problemas del sueño de su hijo lo antes posible para que la única queja de su compañero de habitación sea que deja tirada la ropa sucia por el suelo.

    ¿Cree que podría tener apnea del sueño?

    Cuidamos de tu sueño


    Conoce nuestros equipos para Apnea de Sueño