1
Respiratory Care


Un plan de acción
contra el asma personalizado

    Un plan de acción personalizado contra el asma (también conocido como "plan de tratamiento") es un plan por escrito diseñado por tu profesional de la salud y por ti que ofrece instrucciones sobre cómo controlar el asma de tu hijo o la tuya.1

     

    Debido a que los síntomas y desencadenantes del asma de cada persona pueden ser diferentes, el plan de acción debe personalizarse. Ponte en contacto con tu profesional de la salud y concierta una cita para desarrollar un plan de acción contra el asma para tu hijo o para ti.

     

    Antes de iniciar el tratamiento del asma, es importante conocer un poco más el asma de tu hijo o la tuya. ¿Cuáles son tus signos de advertencia tempranos, síntomas y desencadenantes? Esta información se debe anotar en un diario o en una aplicación para el asma. Mantén un diario en papel o electrónicamente para anotar lo siguiente:

    Desencadenantes del asma habituales

     

    Los desencadenantes pueden ser exclusivos de cada persona que tiene asma. Los desencadenantes habituales incluyen los siguientes2:

     

    • Virus como los del resfriado o la gripe
    • Alérgenos como el polen, los ácaros del polvo, las esporas de moho y el pelo de las mascotas
    • Actividad física (asma inducido por el ejercicio)
    • Aire frío
    • Contaminantes e irritantes del aire, como el humo
    • Determinados medicamentos, incluidos los betabloqueantes
    • Emociones intensas y estrés
    • Sulfitos y conservantes añadidos a algunos tipos de alimentos y bebidas, lo que incluye mariscos, los frutos secos, las patatas procesadas, la cerveza y el vino
    • La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE, por sus siglas en castellano) un trastorno en el que los ácidos del estómago fluyen hacia la garganta

     

    Es importante controlar no solo la exposición a desencadenantes, sino también si se producen síntomas.1 Esta información puede ser útil para ayudar a tu profesional de la salud no solo a identificar los desencadenantes del asma, sino también a desarrollar un plan de control. Estos desencadenantes personales y el plan de control se deben incluir en el plan de acción contra el asma. El control de la calidad del aire interior puede ayudar a controlar los alérgenos y desencadenantes.

    Desencadenantes del asma

    Síntomas y signos de advertencia tempranos

     

    También resultará útil identificar los síntomas y signos de advertencia tempranos. Ejemplos de síntomas son despertarse por la noche, la tos, la dificultad al respirar, la presión en el pecho y la falta de aire durante el ejercicio. Los síntomas también son diferentes en cada persona. No todas las personas tienen dificultad al respirar. En algunos casos, el único síntoma puede ser la tos3. El plan de acción contra el asma debe contar con una lista de síntomas personales e instrucciones paso a paso sobre el tratamiento de los síntomas.

    Lecturas de flujo pico

     

    La lectura de flujo pico es una medida de lo rápido que puedes expulsar el aire de los pulmones utilizando un medidor de flujo pico. Al igual que los desencadenantes y los síntomas, una lectura de flujo pico puede ser diferente en cada persona con asma. Por tanto, al utilizar un medidor es importante determinar la lectura óptima personal de tu hijo o tuya. Una lectura de flujo pico es la lectura más alta que se puede conseguir cuando el asma está controlada. Para determinar la lectura óptima personal, mide las lecturas de flujo pico durante dos semanas dos veces al día, anota las medidas en un gráfico de flujo pico y comparte las lecturas con tu profesional de la salud. Debido a que los diferentes medidores pueden proporcionar lecturas ligeramente distintas, es importante utilizar el mismo medidor de flujo pico. Tu profesional de la salud puede utilizar estas lecturas para determinar la lectura de flujo pico óptima personal de tu hijo o tuya. Tu profesional de la salud utilizará esta lectura para ayudar a desarrollar un plan de acción contra el asma personalizado por escrito.

    Descripción de las zonas


    Las tres zonas de tratamiento del asma forman parte de un plan de acción contra el asma. Las zonas conforman un sencillo sistema codificado por colores que ayuda a los pacientes y los padres de niños con asma a reconocer la gravedad de los síntomas del asma y los cambios en los flujos picos, para que puedan utilizar sus medicamentos contra el asma en el momento adecuado y administrar la cantidad correcta de medicación. Las instrucciones del sistema por zonas son similares a las de un semáforo, por lo que es muy fácil de entender.
      

    Tu profesional de la salud puede utilizar la información que has anotado en un diario en relación con los desencadenantes del asma, las lecturas de flujo pico, los síntomas y los signos de advertencia para desarrollar un plan de acción contra el asma personalizado por escrito utilizando el sistema por zonas. Tu profesional de la salud te enseñará a utilizar el sistema por zonas para evaluar la gravedad y frecuencia de los síntomas del asma, los cambios en las lecturas de flujo  pico y cómo seguir las instrucciones para utilizar los medicamentos contra el asma.

     

    Las zonas y las instrucciones por escrito de tu profesional de la salud se distribuirán en el plan de acción contra el asma como si se tratara de un semáforo:

     

    Verde significa que el asma está bajo control. Tu hijo o tú no presentáis síntomas y las lecturas de flujo pico se encuentran entre el 80 % y el 100 % de la lectura óptima personal. Podrás realizar actividades habituales. En la zona verde, las instrucciones de la medicación ofrecen detalles sobre cómo tomar los medicamentos de control diarios.

    Amarillo significa que hay síntomas presentes y las lecturas de flujo pico están entre el 50 % y el 80 % de la lectura óptima personal. Podrás proceder con precaución . La zona amarilla contiene instrucciones relativas a la frecuencia de uso de los medicamentos paliativos y cuándo llamar a tu profesional de la salud.

    Rojo significa que tu hijo o tú estáis teniendo síntomas graves y las lecturas de flujo pico están por debajo del 50 % de la lectura óptima personal. Debes parar y buscar atención médica. La zona roja contiene instrucciones relativas al uso inmediato de medicamentos paliativos e instrucciones para llamar al profesional de la salud de inmediato o llamar al teléfono de emergencias.

    Zonas del medidor de flujo pico PersonalBest


    Muchos medidores de flujo pico tienen indicadores de zonas que puede ajustar el profesional de la salud en el medidor. Una vez ajustado, el indicador señalará la zona verde, amarilla o roja, con lo que podrás evaluar rápidamente en cuál de las zonas está la lectura de flujo pico de tu hijo o tuya. Luego puedes consultar el plan de acción contra el asma personalizado por escrito y seguir las instrucciones proporcionadas por el profesional de la salud sobre cómo tomar los medicamentos contra el asma.
    Zona verde

    Zona verde

    Zona verde
    Zona amarilla

    Zona amarilla

    Zona amarilla
    Zona roja

    Zona roja

    Zona roja

    Por qué un plan de acción contra el asma es tan útil

     

    Por si aún no estás totalmente seguro de la diferencia que puede suponer un plan de acción, puedes usarlo para lo siguiente:
     

    • Detectar los síntomas que muestran que el asma está empeorando, para que puedas obtener ayuda rápidamente y reducir el riesgo de tener un ataque de asma2
    • Saber cuándo y cómo tomar la medicación para mantener el asma bien controlado
    • Volver a tener el asma bajo control si no has estado utilizando el inhalador de control según lo prescrito
    • Estar seguro de lo que debes hacer si tienes un ataque de asma2
    • Supervisar el asma a diario2
    • Hacer saber a tus familiares y amigos lo que deben hacer en caso de emergencia: muestra tu plan de acción a la gente más cercana2
    • Consultar cuándo será tu próxima revisión2
    • Anotar el número de contacto de los profesionales de la salud que te atienden2

    ¿Qué debo hacer si mi asma cambia? ¿El plan quedará obsoleto?

     

    El plan de acción contra el asma debe revisarse y actualizarse al menos una vez al año en la visita de revisión del asma que hagas al médico.1 Debes recordar llevarlo en cada cita que pidas para el asma, incluidas las visitas al médico o a urgencias, de modo que si hay cambios en la forma que debes tratar el asma, se pueda actualizar el plan. También resulta útil para el personal del hospital poder ver de un vistazo la información de tu plan de acción, especialmente si te resulta difícil hablar debido a los síntomas.2

    Prepárate

     

    Una lista de números de contacto de emergencia. Es importante anotar el número de teléfono del profesional de la salud y los números de emergencias en el plan de acción. Si el plan de acción es para tu hijo, asegúrate de anotar tu número de teléfono móvil personal.

     

    La preparación es la clave del éxito. Una vez que tengas un plan de acción contra el asma personalizado, establece un plan para utilizarlo.

     

    Ten el plan de acción en un lugar a mano para poder actuar rápidamenteConserva una copia en un lugar de fácil acceso de tu hogar, por ejemplo, pegado en el frigorífico. Al igual que los medicamentos paliativos, asegúrate de llevar una copia contigo cuando viajes. Lleva una copia en el monedero, la mochila o la cartera para poder consultarlo de inmediato.

     

    Revísalo con todas las personas encargadas de los cuidados médicos. Esto incluye a todos los miembros de la familia para que sepan lo que deben hacer en caso de emergencia. Si el plan de acción es para tu hijo, proporciona una copia el centro escolar y revísala con los profesores y el tutor de tu hijo.

     

    Mantén actualizado el plan de acción

    Los síntomas, los desencadenantes y los medicamentos del asma pueden cambiar con el tiempo. Acude a revisiones continuas con tu profesional de la salud y ajusta el plan de acción según sea necesario.

    ¡No te pierdas nada!

    Suscríbete a nuestro boletín

    * Este campo es obligatorio

    ¡Necesitamos tu consentimiento!

     

    Philips entiende que la información sobre su salud es privada, y  solo le enviará estos mensajes a través de un área de comunicaciones segura. Utilizaremos esta información únicamente para los fines descritos en nuestro Aviso de privacidad y en nuestros Condiciones de uso, por lo que le recomendamos que revise ambos. Si está de acuerdo, marque la siguiente casilla y se le pedirá que configure su cuenta segura.

    *

    • Estoy de acuerdo en compartir con Philips mi información personal, que puede incluir información de salud, con el propósito de recibir comunicaciones de marketing.
    • Estoy de acuerdo en recibir de Philips comunicaciones relevantes, incluidos anuncios publicitarios y de marketing, relacionados con productos, ofertas y servicios de Philips.
    • He leído y acepto los Condiciones de uso y he leído y entiendo el Aviso de privacidad.
    *
    Philips valora y respeta tu privacidad. Lee la Política de privacidad para obtener más información.

    Preguntas más frecuentes

    información adicional

    ¿Quieres obtener más información?

    ¿Eres un profesional de la salud?

    ¿Es un profesional sanitario?

    DESCARGO DE RESPONSABILIDAD:
    La información de este sitio web tiene únicamente carácter informativo y no debe sustituir al asesoramiento de un médico.

    NOTAS AL PIE:
    [1] mayoclinic.org/diseases-conditions/asthma/in-depth/asthma/art-20044888. Consultado en octubre de 2017.

    [2] asthma.org.uk/advice/manage-your-asthma/action-plan. Consultado en octubre de 2017.

    [3] Webmd.boots.com. Asthma/guide/asthma-symptoms. Consultado en noviembre de 2017.

    ©2018 Koninklijke Philips N.V. Todos los derechos reservados. Especificaciones sujetas a cambio sin previo aviso. Las marcas comerciales pertenecen a Koninklijke Philips N.V. o sus respectivos propietarios. Los productos comercializados por Philips Respironics están en conformidad con la legislación vigente. Este material es información específica de producto, y es sólo de naturaleza formativa y educativa, y no está destinada a sustituir las opiniones, los diagnósticos o el tratamiento de un profesional de salud.