1
0

Carrito de la compra

No hay ningún artículo en el carrito de la compra.

    Tiempo de lectura: 7 Min

    Guardar zumos: cómo hacer zumos como un profesional con estos consejos sobre cómo conservar jugos naturales

     

    Un zumo de frutas recién exprimido es algo celestial. No solo está lleno de sabor, sino que también contiene todas las vitaminas importantes y nutrientes esenciales. Ya sea que elijas un vaso de zumo de manzana, naranja o uvas recién exprimido, o combinaciones interesantes, como aguacate y rábanos, un delicioso zumo es el suplemento perfecto para una dieta balanceada. Además, con el dispositivo adecuado, es muy fácil obtener el mejor sabor, textura y calidad en tus zumos.


    Sin embargo y por desgracia, los zumos frescos tienen una vida útil corta; al poco tiempo de exprimirse, su contenido vitamínico disminuye. Por eso, saber cómo conservar jugos naturales luego de exprimirlos no es difícil pero lleva un poco  de tiempo . Nuestra útil guía te enseñará cómo hacer el zumo perfecto y te dará consejos sobre la mejor forma de aprender cómo envasar jugos naturales para un despliegue de vitaminas simple y delicioso.

    Cómo conservar jugos de fruta naturales: primero, el zumo perfecto

     

    Antes de enseñarte cómo conservar zumo de naranja natural, ¡tienes que aprender a exprimirlo! Existe una gran variedad de productos en el mercado  para crear el vaso perfecto de zumo fresco. Si quieres conocer más sobre cómo elegir el dispositivo perfecto, tenemos lo que necesitas:

    Métodos a la hora de exprimir

     

    Existen dos formas principales de obtener zumo.

     

    • Zumo a vapor: este método utiliza vapor para calentar  las frutas, elimina las enzimas y concentra el zumo.
    • Prensado en frío: este método usa presión hidráulica para extraer el zumo de las frutas y verduras.


    El prensado en frío tiene una clara ventaja por sobre el vapor. Cuando se calientan, las frutas pierden enzimas y vitaminas. En cambio, cuando se trata de prensar el zumo, no te puedes equivocar: tan solo colocas la fruta en el dispositivo, lo enciendes y disfrutas de un delicioso zumo recién exprimido.

    La elección del dispositivo

    La elección del dispositivo


    A la hora de elegir un dispositivo para hacer zumos, vale la pena tomarse el tiempo para investigar las diferencias entre los modelos disponibles. Cada uno influirá sobre el sabor, la consistencia y el contenido vitamínico en distintas formas. Además, también pueden afectar la vida útil del zumo natural que hacen. Esta es una guía simple sobre los dos tipos de dispositivos más comunes para hacer zumos.

     

    • Licuadoras: por supuesto que puedes hacer zumo a mano. Sin embargo, esto no solo supone más esfuerzo y tiempo, sino que también una pérdida de vitaminas. Un dispositivo de calidad, como la licuadora Viva Collection de Philips cuenta con un sistema cerrado en donde el zumo se deposita directamente en un vaso o jarra que puedes usar para almacenar el zumo en la nevera. Esto reduce el riesgo de oxidación y de pérdida de vitaminas.
      hen
    • Extractores de zumo lento: como sugiere su nombre, el proceso de extracción de zumo sucede de forma lenta y, en consecuencia, es más suave, pero no dejes que el nombre te engañe. A pesar de que la gran mayoría de los extractores de zumo lento tienen menos revoluciones por minuto, también exprimen el zumo muy rápidamente. ¿Lento? Para nada. ¿Suave? ¡Claro que sí! Esto también significa que tiene más sabor. La licuadora de Philips cuenta con un diseño único con un tamiz que permite una limpieza muy rápida. Otro de los beneficios clave de este dispositivo es que aporta un alto porcentaje de nutrientes de las frutas y verduras gracias a su innovadora tecnología.

    Prolongar la vida útil: cómo conservar jugos de fruta naturales

     

    Si te preguntas cómo conservar zumo de manzana natural, no busques más. Estas son algunas de las respuestas a las preguntas frecuentes sobre cómo conservar jugos naturales para que puedas disfrutar de tu zumo favorito como recién exprimido.

    ¿Cuánto dura el zumo fresco?

     

    Si quieres conservar tu zumo recién exprimido por más tiempo sin llevarlo al congelador, puedes guardarlo en el frigorífico por tres días. Si lo congelas, puede durar entre 12 y 16 meses.

    ¿Cuál es la mejor forma de conservar zumo natural?


    Esto dependerá del tiempo que quieras conservarlo y de si quieres preservar sus vitaminas y nutrientes. Guardar tus zumos en el frigorífico garantizará que pierdan menos vitaminas que si los guardases a temperatura ambiente. Conservar los zumos naturales en el congelador te ayudará a almacenarlos por más tiempo y además,  perderás menos  nutrientes.

    ¿Cómo puedo tener más nutrientes en mi zumo fresco?


    Cuando usas frutas con piel comestible —como las manzanas, por ejemplo— no las peles. La piel está llena de vitaminas y nutrientes, lo cual es ideal para los zumos recién exprimidos. Incluir la piel en tu zumo ayuda a alargar la vida útil de las vitaminas y a aumentar el contenido nutricional de la bebida.

    Lo que usted necesita

    ¿Congelar el zumo es la única forma de almacenarlo por más tiempo?

     

    Si tu congelador ya está lleno, otra opción para conservar zumo es pasteurizarlo. Este método elimina los microorganismos que hacen que los zumos se echen a perder.


    Consejo: con este método, no solo puedes conservar zumo recién exprimido a corto plazo, sino que también podrás guardarlo por hasta un año. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que este proceso hará que tu zumo pierda más vitaminas durante el proceso de calentado del líquido.

    ¿Cómo pasteurizo mi zumo?

     

    Sigue estos pasos para conservar tu zumo de frutas:

     

    • Luego de exprimir el zumo, viértelo inmediatamente dentro de botellas de vidrio esterilizadas.
    • Pon las botellas en un cazo para pasterizar. Si no tienes uno, puedes usar un cazo de acero inoxidable en su lugar. El acero inoxidable funcionará bien porque permite una buena cocción. Evita usar cazos de aluminio, ya que podrían acidificar la fruta.
    • Llena el cazo con agua caliente hasta que la botella está cubierta.
    • Asegúrate de que el agua alcance una temperatura de por lo menos 72 °C.
    • Pasados 20 minutos, quita las botellas y tápalas antes de almacenarlas.
      Con esta simple guía sobre cómo conservar jugos naturales, tendrás todos los consejos y trucos que necesitas sobre la mejor forma de preservar tus zumos.

    Descubra más

    *

    Me gustaría recibir comunicaciones promocionales, basadas en mis preferencias y comportamiento, sobre productos, servicios, eventos y promociones de Philips. ¡Puedo cancelar la suscripción fácilmente en cualquier momento!

    Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.